ya no queda nada

...